Los desafíos legal tech

En la profesión del derecho el cambio ya se ha instalado como casi en la totalidad de las profesiones a nivel mundial. El impacto total sobre las personas será incluso mayor a lo imaginado, y aunque aún no tenemos cabal sentido de las implicancias de ello, si debemos estar seguros de que somos, al contrario de lo que nosotros mismos creemos, el tipo de profesionales que requerirá una mayor capacitación y que deberá estar embebido de la realidad tecnológica, porque nuestro rol cross y la función social que asumimos así lo exigen. No es menor el dato sobre las escasas herramientas tecnológicas que se enseñan en las universidades, e incluso la propia cultura del abogado ha estado por lo general ligada a un sentido de estabilidad, que hoy ha devenido en un concepto prácticamente obsoleto y alejado de los perfiles profesionales exigidos por este nuevo mundo y sus nuevas problemáticas.

Desde hace un buen tiempo, y hoy más que nunca, el servicio del profesional del derecho requiere un cambio de paradigmas. Hoy el abogado debe ser capaz de autogestionarse desde otro lugar y ser verdaderos instrumentos y líderes del cambio y la innovación.

Es de destacar la visión sobre el particular de Eugenia Navarro respecto de las ocho claves que los profesionales del sector deben tener en cuenta para afrontar los retos que plantea el legal tech en la era digital:

No rehuir la realidad, pensando que la tecnología no es para los abogados.

No pensar que la tecnología va a sustituir a los abogados. La tecnología permitirá a los abogados concentrarse en tareas de valor, a ser más rápidos, precisos y eficientes, a crear una sociedad con mayor acceso a la justicia e innovar como nunca antes se había hecho.

Entender lo que ocurre en el entorno. Hoy, la profesión del abogado va más allá del trabajo legal. Si se desconoce qué están haciendo los competidores, cuáles son los modelos innovadores, qué ocurre en otros mercados, o cómo están cambiando los clientes y sus hábitos de consumo, será imposible competir en un sector legal que evoluciona a pasos agigantados.

Aplicar técnicas de marketing y desarrollo de negocio. La tecnología solo es una herramienta para ofrecer servicios diferenciados y mejores, eso implica conocer lo que nuestros clientes y el mercado necesita. La innovación surge del análisis de los procesos con nuestros clientes, y eso nos lleva directamente a encontrar posibles mejoras que a través del legal tech pueden hacerse viables.

Gestionar mejor a nuestros clientes, mediante la implementación de técnicas de fidelización, facturación electrónica, gestión de proyectos, o de clientes clave (KAM). En resumen, es preciso mejorar la eficiencia de los procesos y analizarlos a través de indicadores.

Liderar la innovación. No existe una receta única, pero la innovación es necesaria para adaptarse a un entorno VUCA (volátil, incierto, cambiante y ambiguo). Los abogados son especialmente resistentes al cambio, es una profesión conservadora, que ha funcionado bien y de la misma manera durante muchos años. En el entorno actual, hacer las cosas como siempre no es garantía de éxito.

Entender la transformación digital como parte necesaria de la transformación del sector legal. Para ello, es preciso conocer sus bases, aplicarlas al contexto jurídico y diseñar una estrategia competitiva de implementación, que tenga en cuenta las personas y la cultura de la organización.

Formarse. Si la carrera de un abogado siempre ha necesitado de formación legal técnica, hoy en día, más que nunca, necesita de formación en conocimientos transversales y de gestión con un enfoque multidisciplinar. No es posible afrontar todos estos retos sin la formación adecuada, capaz de generar profesionales más completos y preparados ante la ambigüedad de un futuro en constante cambio. El sector legal está viviendo uno de los momentos más interesantes y retadores de toda la historia.

https://forbescentroamerica.com/2020/12/23/8-claves-para-afrontar-los-retos-de-la-legal-tech-en-la-era-digital/

43 vistas0 comentarios