La libertad de expresión y las redes sociales

A razón de la suspensión de las cuentas de Trump en las redes sociales, se ha vuelto a encender públicamente un debate que a diario se suscita en cada una de las plataformas electrónicas donde se realizan posteos.

El interrogante sobre cual es la potestad y legitimidad de los administradores de plataformas digitales para censurar la libertad de expresión, es lo que se plantea a raíz de la decisión tan cuestionada, tomada por Mark Zuckerberg, por las implicancias y proyecciones de este tipo de acciones sobre los derechos fundamentales, sin intervención de la justicia, mas aun cuando se trata de presuntos hechos ilícitos.

Según lo manifestado por Borja Adsuara Varela, profesor experto en estrategia y comunicación digital de la universidad española Villanueva, quien fue entrevistado en Hora25, programa radial español, resulta una barbaridad que una empresa privada sin orden de un juez decida que es bueno y que es malo que lean y escuchen los estadounidenses. Ello tiene graves implicancias y atenta contra el estado de derecho que parece no tener mecanismos legales para protegerse de actitudes que, si son ciertas, son ilegales, mostrándose como dependientes del arbitrio y decisión de un administrador de redes sociales.

Borja manifiesta que es un tema sobre el que ya se está debatiendo. Estados Unidos tiene regulaciones del año 1996, y en Europa rige la directiva de comercio electrónico del año 2000. De dichos cuerpos normativos se extrae que las plataformas electrónicas no son medios digitales de comunicación como un diario, una radio o la televisión, sino que son neutrales, y solo puede borrarse el contenido que es “claramente ilegal”, y en caso de duda, debe someterse a una decisión jurisdiccional. El principio de exoneración de responsabilidad rige para las plataformas, en consonancia con el concepto de que la propiedad del contenido es de cada uno de los usuarios que se manifiestan, siendo la plataforma solo un medio y canal de expresión que carece de edición, en respeto al derecho de libertad de expresión de los usuarios, con la excepción de ilegalidad ya manifestada.

Según lo expresado por el catedrático se está intentando legislar en la UE al respecto, ya hay una propuesta de Reglamento Europeo de Servicios Digitales, y lo que se teme es que no se legisle en consonancia con el respeto de la libertad de expresión, sino que se pretende acotarla y dejarla a merced del arbitrio de los privados, para que sean quienes decidan el contenido y los limites de los derechos fundamentales.


Parafraseando al abogado, todos caemos en la trampa de que van a censurar a los que nos caen mal, pero luego resulta que un buen día te censuran a ti, porque tu les has dado ese poder a las redes sociales.

Y como dice Noam Chomsky “Si no creemos en la libertad de expresión para la gente que despreciamos, no creemos en ella para nada”.

Todos aplaudimos la censura del enemigo.


Fuentes

https://play.cadenaser.com/audio/1610138918_509534/?ssm=tw%E2%80%A6



112 visualizaciones0 comentarios